Jugar en Funes hasta que salga el sol

A mediados de enero el sol sale en Funes más o menos a las seis de la mañana. Entre el aclarecer del día y el momento que la luz del sol asoma entre los árboles los jugadores juegan las últimas partidas de la intensa jornada. Llevan 17 horas en una casa de fin de semana del barrio del Country. A la tarde las mesas estaban sobre el césped, ahora debajo del quincho. Los que terminan se van a dormir, un poco. Seguirán allí durante tres días, alrededor de tableros, cartas, dados, piezas, recursos, fichas, monedas de cartón, mapas de tierras medievales.

Viene siendo tradicional, ya es el tercer año consecutivo de la maratón de juegos y pileta. Con poca pileta, si hace mucho calor tenés con qué refrescarte, pero lo principal son los juegos. Cuenta el organizador, el anfitrión, Franco Toffoli. Para los que les gustan los juegos de mesa modernos es increíble, fue anecdótico incluso que se hizo la hora de comer y nadie se enteraba. Por ahí uno dice “che ¿no tendríamos que comer?”.

Entre partida y partida algunos se sientan al borde de la pileta a comentar situaciones y estrategias. Al rato eligen una caja y empiezan otro juego. Los grupos se conforman y reforman cada vez, de a cuatro, cinco, seis participantes. El que sabe explica las reglas, siempre uno sabe.

Hay un universo de juegos de mesa modernos, de autor porque el nombre del creador se menciona en la tapa, que no son los que todos conocemos – el TEG, el Carrera de Mente, el Pictionary – son otros. Acá en Argentina recién se empiezan a conocer en los últimos cinco años pero en otros países esta ola ya viene desde hace más tiempo. Son juegos que se adecuan a la realidad actual, inteligentes, explica Franco, casi licenciado en ciencia política. El diseño está muy cuidado para que cumpla con su objetivo. Que puede ser un objetivo que implique pensar mucho y ser más estratégico o un objetivo de divertirte un momento sin pensar demasiado. Hay juegos competitivos, que uno trata de ganarle al otro, y juegos cooperativos, que juegan todos juntos contra el juego, contra el sistema del juego, y ahí ganan todos o pierden todos, por equipo. En el caso de los juegos competitivos, si bien se compite contra otros, en realidad, en la tradición de juegos europeos, no hay tanta confrontación directa. Son juegos en los que tenés que optimizar tus movimientos, gestionar lo que tenés, y en ese sentido no confrontás tanto con el otro sino con vos mismo y con tu capacidad de hacerlo mejor, son más como una carrera que como una lucha.

Los participantes de la maratón de juegos y pileta tienen un promedio de 35 años, hay algunos más grandes y cuatro niños. Pertenecen al Club de Juegos Rosario, un movimiento que semanalmente convoca a más de 40 personas a jugar y que el año pasado reunió a más de 500 jugadores en un evento realizado en la sede de la Alianza Francesa. En Funes hace ya un par de años que estamos tratando de formar un club de juegos estable pero por distintos motivos no hemos logrado aún conformarlo, dice Franco. Hay varias personas de Funes que viajan a Rosario a participar del club de juegos de allá y acá nos hemos reunido varias veces a jugar, pero no hemos logrado armar todavía reuniones abiertas como es el caso de Rosario. Lugares hay, lo que está faltando en realidad es un número de gente estable que quiera juntarse. Necesitamos un grupo inicial, pongamos unas 10 personas, que cada quince días o un mes nos juntemos y se mantenga la concurrencia, después se va sumando.

Entre los juegos que circulan por las mesas hay uno ambientado en la Europa del año 887. El último descendiente de la dinastía carolingia, Carlos III, se encuentra enfermo y no tiene hijos. Los nobles más influyentes ven una oportunidad para incrementar su poder y coronarse rey. El objetivo del juego es convertirse en el noble más poderoso. Editado por El Dragón Azul con una tirada de 1000 cajas, el nombre del creador del juego figura en la tapa: Franco Toffoli. Corona de Hierro fue premiado como el mejor juego argentino en el último Geek Out Fest, un multitudinario festival de juegos de mesa que se hizo en el Centro Cultural San Martín de Buenos Aires. Durante la maratón de juegos y pileta en Funes, el autor lo explica con entusiasmo a los nuevos jugadores, pero la mayoría ya lo conoce.

Naturalmente cuando uno juega analiza los juegos, después de jugar mucho dice este me gusta más, y se pone a pensar por qué le gustó un juego o por qué no le gustó y de ahí a modificar alguna regla o pensar en algún juego distinto es casi natural, cuenta Franco, el inventor de juegos. En mi caso, a medida que jugaba iba pensando cómo podía hacer distinto el juego. Durante muchos años yo lo hice como hobby, de chiquito, cambiar las reglas del juego, hacer juegos con papel y birome, y cuando descubrí todo este mundo de los juegos de mesa modernos hace unos ocho años me di cuenta que podía hacerlo más seriamente. Ahí empecé a ver la posibilidad de terminar un juego que tenía en la cabeza para publicarlo, y bueno, se dio.

Con tres amigos, Franco tiene ahora un estudio de diseño de juegos educativos. Tekun está creando un juego, Expedición Humedales, que además de divertir sirve para aprender la flora y la fauna de un humedal. Para que sea un juego tiene que ser divertido, y a veces cuando uno hace mucho hincapié en querer enseñar algo, algún contenido sobre todo, puede reñirse con el aspecto de que funcione bien y sea divertido, dice Franco, profesor de escuela secundaria y creador de juegos. Divertido y educativo no es fácil, pero es nuestro objetivo.

Hace dos años Franco propuso a la Municipalidad la creación de un juego para aprender sobre la ciudad de Funes. Cómo está conformada, cómo se fue formando históricamente, los personajes, las instituciones públicas y de la sociedad civil de la ciudad, nos parecía importante que se conozca más, cuenta. La idea tuvo buena acogida en la Secretaría de Educación del Municipio. Así se editó Recreando Funes y se repartió en las escuelas públicas y privadas para que los chicos lo pudieran usar como un recurso, ya sea en las clases, en la biblioteca o en las horas libres. En el juego se va armando la ciudad como un rompecabezas y hay cartas que tienen eventos históricos con ilustraciones que hizo el dibujante funense Gabriel Ippoliti.

Educar a través de juegos de mesa en un entorno de múltiples pantallas no parece una tarea sencilla. Entre youtubers, series, Fortnite y otros contenidos se calcula que un niño en edad escolar pasa más de seis horas diarias frente a pantallas de distintos tamaños. ¿Pueden los juegos de mesa competir con los videojuegos por la atención de los niños?

Franco compara y resalta las ventajas de los juegos de mesa. La principal tiene que ver con el encuentro cara a cara, con la socialización. El videojuego en general te aísla, mientras más chica la pantalla peor, te sumerge. Si bien los chicos juegan con otros chicos no es lo mismo que el cara a cara, está cada uno con su pantallita aislado del mundo. Eso si lo hace permanentemente no es bueno. El juego de mesa es una alternativa para encontrarse con otros y para aprender un montón de cosas que tienen que ver con la socialización, y también con el manejo de la frustración. En el videojuego vos perdés y empezás de nuevo, es como que nunca te frustrás. En el juego de mesa vos jugás una partida de una hora y media y si perdiste perdiste, y se terminó. Cuando perdés se puede aprender de eso, pero tenés que manejar tus emociones negativas que tienen que ver con la frustración. Aprender a analizar tu derrota, es algo que los videojuegos no te permiten tanto, jugás, perdés e inmediatamente arrancaste de nuevo con otra vida y listo, no reflexionaste.

Los más de veinte adultos y cuatro niños que están en la maratón saben de eso. Entre victorias y derrotas la tarde se llena de mates y galletitas. En la cultura de los juegos de mesa hay códigos que trascienden a las reglas de cada partida. Cuando el juego termina, cada figura, moneda de cartón, tarjeta, se guarda cuidadosamente en la caja. Como si fuera un gesto de respeto al autor que figura en la tapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s