Funes, mucho ruido y pocas obras

Hasta hace poco tiempo en la esquina de Irigoyen y la Ruta 9, la de mayor circulación de la ciudad, un cartel del Municipio de Funes publicitaba dos obras públicas: el canal Salvat y el edificio para un nuevo jardín de infantes en el barrio Villa Elvira. Ninguna de estas obras que el Municipio se apropiaba en su propaganda estaba financiada con el presupuesto municipal.

Como bien se encargó de resaltar en estos días de campaña el Ministro de Infraestructura y Transporte de la Provincia, el canal Salvat es una inversión del Estado provincial destinada a solucionar los graves problemas de inundaciones que sufrió la zona oeste en varias ocasiones.

La obra del jardín de infantes está abandonada.  Se empezó a hacer hace dos años, nunca se terminó. Formaba parte de un programa del gobierno nacional que prometía la construcción de 3000 escuelas de educación inicial en el país.

“En estos tres años el Municipio de Funes no ha invertido un solo peso de fondos propios en obra pública”, señaló hace poco el concejal Juan Ignacio Rímini. El intendente Barreto tampoco tuvo éxito en las gestiones para conseguir que otras instancias del Estado aportaran recursos significativos para solucionar los graves problemas de infraestructuras que tiene la ciudad. Los anuncios de Barreto se sucedieron en todo el periodo como si fueran presagios de fracasos por venir. “Cloacas y viviendas para la ciudad”, “Empedrado en las calles del centro”, “Repavimentación y Boulevarización de avenida Illia”, “Avances para la llegada del Politécnico”, fueron algunos de los títulos que los periódicos locales difundieron provenientes de la usina de fantasías oficiales. Los vecinos del centro de la ciudad siguen reclamando la concreción de la obra de cloacas por la que ya pagaron millones de pesos desde hace más de cuatro años.

Obras, obras, obras, repiten las propagandas del gobierno provincial. Poco tiene para agradecer en este sentido la ciudad que más creció poblacionalmente en los últimos 20 años. El canal Salvat y el nuevo edificio de la Escuela 1061 se cuentan en el haber. Las carencias de infraestructuras escolares en todos los niveles, de servicios públicos esenciales y de obras viales aún requieren una intervención profunda en Funes de la administración provincial.

Los tiempos electorales apremian. El intendente Barreto saca las máquinas a la calle en un intento de disimular la situación de abandono en que dejó la ciudad durante largos meses de gestión. Espera del vecino una mirada condescendiente mientras ensaya un discurso de oposición a los opositores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s