Daniel Emon. Pasión por Boca y por Funes.

Mucho antes de que fuera candidato a concejal por el Frente Progresista, Daniel Emon fue a ver a Boca por primera vez junto a su padre. En la platea de la cancha de Central, los hinchas visitantes se agruparon en un rincón de la bandeja del lado del río y allí estaban también mezclados los chicos de la reserva, que habían jugado un rato antes. Alguno de ellos tal vez pronto esté en la primera. Daniel los miraba como para acordarse las caras.

Pasó un tiempo que la memoria recupera como demasiado largo hasta que lo llevaron a la bombonera para ver un partido de la libertadores contra el Sporting Cristal de Perú. Un evento intrascendente para la historia deportiva del club pero fundacional en la vida del presidente de la Peña Xeneize de Funes.  Era la piedra basal de un ritual que lo llevaría a recorrer tantas veces la ruta desde el jardín de la provincia de Santa Fe hasta el corazón de la Boca. Para estar allí, en ese estadio donde vio jugar a Riquelme, a Palermo, a Tévez.

Daniel Emon baja del auto con unas bolsas de hielo. Está todo listo para el arroz con pollo que unas cuarenta personas (“más no entramos”) comerán en la inauguración de la sede de la Peña, al lado de la ferretería El Tizito por calle Catamarca. Un local pintado de azul y amarillo, obvio. “Antes éramos una peña ambulante, nos reuníamos en la casa de alguien, en algún club que nos prestaba el espacio, ya nos echaron de todos los clubes”, bromea.  Atrás del salón hay una parrilla, la leña prendida, las cajas de arroz todavía sin abrir, trozos de pollo en una olla, los discos esperando el fuego, hombres que se reparten tareas, uno pica la cebolla. Hacemos foto.

IMG_6829

“Me hice de Boca por mi viejo, que se hizo de Boca por un tío que le regaló un barrilete con los colores de Boca”. Detrás de la escena Hugo Emon confirma la historia. Daniel estaba en la tribuna cuando Palermo paró la pelota en el área, dio un giro desalineado y con la pierna izquierda colocó la pelota junto al palo. Un rato antes Bianchi le dijo al jugador algo al oído, le dio una palmada de aliento y lo metió a la cancha. Hacía más de seis meses que Palermo no jugaba, por una lesión. La bombonera estallaba. Era el tercer gol de Boca frente a River en los cuartos de final de la copa Libertadores del año 2000. Con ese gol Boca pasó a semifinales, River no.

IMG_6827

“Gracias a Boca viajé a Japón, quién iba a decir que algún día conocería Japón”.  El salón se va poblando de hombres. El escudo de Boca en las camperas confirma la identidad xeneize de los asistentes.  “La peña es un motivo de encuentro, pero no solo nos juntamos para ir a la cancha, también participamos de actividades sociales que se hacen en Funes. Nosotros no las organizamos, pero vamos y colaboramos con las entidades que las realizan, con Mamás de Corazón por ejemplo, para el día del niño o de reyes”.

Daniel Emon vive en Funes desde que nació, es licenciado en comercialización y tiene sus comercios en Rosario. Su compromiso con las buenas causas lo llevó ahora a compartir su pasión por Boca con un nuevo desafío. Va de segundo candidato a concejal por la lista del Frente Progresista que encabeza Fernanda Grossi.  Antes no había participado en política y ni siquiera menciona que su madre, Beatriz Tuttolomondo,  fue una de las seis concejales que tuvo Funes desde que dejó de ser pueblo en 1991. “Conocí a Nacho Rímini por un amigo en común, me contó sus proyectos, me contagió sus ganas y me sumé a su equipo, lo de ser candidato vino después”. “Estoy entusiasmado con esto, fundamentalmente por el grupo de gente, por las posibilidades que hay de hacer cosas para la ciudad, creo que tenemos una buena oportunidad de mejorar la situación de Funes”.

IMG_1427

Las fotos de Daniel Emon circulan por las redes de la campaña electoral. “Con Fernanda Grossi, Nacho, y el resto de la lista estamos recorriendo cada punto de la ciudad, hablando con los vecinos, visitando las instituciones que necesitan el apoyo del concejo y del municipio para desarrollar sus actividades y crecer”.

Por supuesto, Daniel quiere que lo voten los hinchas de Boca, de River, de Newells, de Central, de cualquier equipo o de ninguno. “También hay chicos de la peña que votan a otros partidos”, admite. “Cuando pierde Boca mejor que no me hablen, eso mi mujer lo sabe”. “¿Si perdemos las elecciones? No es lo mismo. Pero no vamos a perder”. Dice optimista.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s