La inseguridad vuelve a preocupar a los vecinos de Funes

En la verdulería Frescura entraron a robar tres noches seguidas. El bar y minimercado Hackers fue asaltado a mano armada cuando en el local se encontraban las hijas del propietario. A Eugenia le robaron la bicicleta del patio de su casa, roban una por día (dicen). A Sofía le robaron la mochila con la billetera y documentación personal, cerca de la rotonda del Liceo. El Museo Murray fue atacado a piedrazos. Varios locales de calle Irigoyen sufrieron destrozos en puertas y vidrieras. En la casa de calle López los ladrones entraron y se llevaron “de todo”. A Andrea le robaron en su casa cuando recién se había mudado a Funes.  La inseguridad vuelve a ser una de las principales preocupaciones de los vecinos de Funes.

Durante la gestión de la intendenta Mónica Tomei los problemas de seguridad ocuparon el primer plano de la agenda pública de la ciudad. Los episodios de entraderas en distintos hogares sensibilizaron a la población y la movilización de los vecinos visibilizó la problemática a través de la cobertura informativa de los medios locales y regionales. El Municipio ensayó entonces algunas respuestas a la situación a través de una ampliación de funciones de la Central de Operaciones de Emergencias (COE) y la creación del Centro Municipal de Seguridad Ciudadana como sede del servicio 911, el Centro Territorial de Denuncias y la COE. Desde la Secretaría de Gobierno a cargo de Gonzalo Miranda Aguiar, la gestión Tomei también organizó un sistema de alertas entre vecinos mediante grupos de whatsapp por barrios que aún siguen operativos. La intendenta construyó un espacio a la entrada de Funes desde la autopista para alojar a efectivos de Gendarmería, pero los gendarmes llegaron a la ciudad en el periodo de su sucesor.

En los años posteriores, el intendente Diego León Barreto fortaleció el accionar de la COE con la colocación de destacamentos en el territorio de la ciudad, y la incorporación de personal y vehículos para incrementar el patrullaje en las calles. Estas medidas cooperaron con un aumento de la presencia en la ciudad de las fuerzas policiales de la provincia y el arribo de un grupo de gendarmes a principios numeroso y luego insignificante.

A comienzos del periodo electoral del año 2019, la percepción sobre la seguridad en Funes había cambiado. Mientras que en el ámbito provincial los temas de seguridad ingresaban como uno de los ejes más relevante de las campañas opositoras, en el ámbito local los servicios públicos y la falta de obras de infraestructura urbana eran los aspectos más débiles de la gestión saliente según los estudios de opinión pública del momento. Sólo el 5% de los funenses colocaba a la inseguridad como su principal preocupación entre los problemas de la ciudad.

Apenas asumió el intendente Santacroce se retiraron de los barrios los contenedores que servían como destacamentos de la COE. Fue el preludio para la desaparición de la COE con ese nombre, que pasó a llamarse Control Urbano. Las políticas del área aún se desconocen. En el marco de un denominado “plan de seguridad y prevención” que no fue dado a conocer, desde el Municipio informaron que “se comenzó el reacondicionamiento de las más de 50 cámaras que se encuentran fuera de servicio en el sistema de monitoreo local”.

Los episodios de inseguridad que afectaron a comercios y personas en las últimas semanas preocupan a los vecinos. Los grupos de whatsapp se reactivaron para intercambiar información sobre los hechos recientes. La ciudad reclama un verano tranquilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s